Publicado: 29 de Diciembre de 2014

10 PUNTOS INTERESANTES PARA EL CUIDADO DE NUESTRA MASCOTA

Es indudable que el mantener en buenas condiciones higiénicas a nuestro animal de compañía repercutirá directamente en su salud y en la salud de las personas que conviven con él.


  1. Es frecuente oir en nuestra clínica afirmaciones como “mi perro huele mucho a perro” o “mi perro tiene mal aliento”. Ante estos malos olores, mucha gente se conforma con la tesis de que tiene que ser así ese olor por su naturaleza. El 90% de los perros con “estos olores” seguro que tienen las glándulas anales llenas (porque no se las han vaciado nunca), tienen sarro dental (porque su propietario no sabe que tiene que limpiarle los dientes), porque a ese perro lo bañan cada 3 meses, porque le han dicho que es malo lavarlo mucho, o porque nunca le han limpiado lo oidos.  No nos diga que, además, ¡¡ se acuesta con usted en su sofá o en su cama ¡¡  Además, está demostrado que los perros higiénicamente mal cuidados son más propensos a tener parásitos externos y a padecer numerosas enfermedades.
  2. Ese conformismo tiene que desaparecer, ya que esas personas han estado mal asesoradas durante años.
  3. Como plan estratégico para mantener a nuestros perros en buenas condiciones higénicas se pueden establecer las siguientes diez normas:

1- BAÑOS: con agua tibia cada 15 días, utilizando champús especiales para perros (si son antiparasitarios, mejor), pero…….. si su perro se mancha ¡ lávelo cuando sea necesario !.  En verano lo puede refrescar con agua, sin champú, incluso a diario.



2- PEINADOS: diariamente intente cepillarlo y peinarlo, en todas direcciones, utilizando una carda si tiene pelo espeso o está cambiándolo.  El uso de un poco de bicarbonato le ayudará a cardar bien su pelo.  Elimine los nudos de pelo lo antes posible utilizando un peine o cepillo quita-nudos.

3- OIDOS: semanalmente utilice soluciones limpiadoras de oidos, que disolverán el cerumen que se acumule en el canal auditivo externo y use toallitas especiales para oidos para retirar éste cerumen, pero nunca introduzca palillos ni objetos en el interior del canal, úselos siempre por la parte interna del pabellón auricular.  Es conveniente depilar de vez en cuando el principio del canal auricular, para evitar que se acumule suciedad.

4- OJOS: diariamente puede usar toallitas especiales para ojos, utilizándolas sobre los párpados, para mantenerlos en condiciones óptimas, y mensualmente puede utilizar un limpiador ocular.  Mantenga siempre los ojos libres de pelos, peinándolo frecuentemente o utilizando gomas para el pelo, ya que son frecuentes las queratitis y conjuntivitis por irritación contínua de los pelos.

5- BOCA: lave semanalmente con un cepillo los dientes de su perro, sobre todo si lo alimenta con comida blanda, evitando así el depósito de sarro, que cuando está presente, el veterinario limpiará en la consulta con ultrasonidos. Más cómodo que el cepillo es el uso frecuente de las tabletas anti-sarro .  No permita que su perro tenga sarro continuado, ya que pueden producirse gingivitis y graves infecciones de la boca, relacionadas con problemas en su corazón (endocarditis). Cepille el pelo circundante a la boca para que no esté siempre humedecido con saliva, ya que puede ser fuente del mal olor.


6- UÑAS: recórtele las uñas mensualmente, ya que a veces se producen deformaciones en los dedos.  Pida a su veterinario que le enseñe, ¡ es muy fácil !.


7- ALMOHADILLAS: si su perro pasea mucho por el asfalto o por el campo, es posible que necesite utilizar un líquido protector de sus almohadillas o pulpejos, que le protegerá contra la formación de úlceras.


8- GLÁNDULAS ANALES:  ¿ no ha notado de vez en cuando que su perro arrastra el trasero ? Puede ser que sus glándulas anales estén obstruidas, en este caso acuda a su veterinario.


9- ANO: manténgalo siempre libre de pelos, y utilice toallitas para mantenerlo siempre limpio.


10- ABERTURAS SEXUALES: mantenga limpias y libres de pelo las aberturas sexuales (vulva o prepucio), diariamente, utilizando las mencionadas toallitas.  En el caso de las hembras, podremos utilizar slips mientras tengan el celo, para evitar manchas innecesarias en nuestra casa.

Si a pesar de todo lo anteriormente expuesto, su perro “sigue oliendo a perro”, lo más probable es que tenga un problema de mal nutrición en su piel, por lo que es conveniente que acuda el veterinario, el cuel le podrá aconsejar que le suministre de vez en cuando unas gotas de ácidos grasos esenciales en su dieta y algún champú anti-seborreas o hidratante. El uso de desodorantes, colonias y otros productos cosméticos no debe ser abusivo, ya que pueden alterar el color y brillo del pelo, además de que pueden alterar el olfato.
O sea, ya sabe, en vez de enmascarar el olor, tiene que prevenir su aparición mediante un mantenimiento higiénico de su mascota.